241

MADRE

Cuando acaricio una flor: son sus pétalos
tan tiernos como tus besos.

El olor embriaga mi cuerpo, como tus abrazos
cuando dices: "Te amo".

Cuando con orgullo miras mis ojos y de tus labios brilla una sonrisa y dices
" Dios, gracias tengo un hombre”,
siento tanta dicha al saber que tengo lo más lindo
y perfecto de este mundo por madre.

La estrella, que por nombre llevas,
la que alumbra mis pasos, sangre de mi cuerpo
y un corazón ajeno, con el que vivo,
porque madre es tuyo, no es mío.

Cuando pienso en ti, lo hago como niño:
siempre de tus manos en mis primeros pasos,
a veces risas, a veces llanto.

Tu linda Estrella, me diste de comer de tu cuerpo
tan largo rato que aún siento hambre de tus besos.

Aunque lejos estoy
eres el centro de inspiración
para luchar por un futuro, y no en vano,
día a día rezo por amor
y salud para la Diosa de mis años.

6 comentarios:

raulpapi113 dijo...

Es un poema muy bonito le recomiendo leerlo

Anónimo dijo...

Genial

Anónimo dijo...

genial me encanto

Madeleima dijo...

Me encanto el poema

Noemi dijo...

Fue genial cuando estaba leyendo el poema

Noemi dijo...

que bello sentir mientras te leia sentia que mi alma imploraba el amor de mi madre te felicito es un poema con excelente rimas aparte de precioso.