El capullo de mi cuñado

Mercedes
(Con todo mi amor y mi cariño, al mejor cuñado que tengo... porque no tengo otro)
Hace unos treinta años que mi hermana me presentó al que iba a ser mi cuñado. Mi primera impresión: me pareció el sujeto más serio y aburrido que podría encontrar en el mundo entero. Pero poco tiempo después cambió totalmente mi opinión, porque pronto cogió confianza conmigo y perdió la vergüenza, como los niños pequeños. Fue durante unas vacaciones, que nos fuimos toda la familia a pasar unos días de descanso, un verano en la playa. Ya, allí, fue donde empezó a meterse conmigo y también a gastarme bromas. Me faltó al respeto totalmente, y sigue igual, pero yo lo quiero mucho porque muy en el fondo, pero que muy en el fondo, es buen chaval. Como decía antes, es el mejor cuñado, y único, que tengo.
Me traía aquí, al centro, al CAMF, cuando yo era medio pensionista. No tenía otro transporte, me traía en su coche. Yo vivo en Aluche y no podía venir desde mi casa hasta aquí, a la residencia. No hay otro cuñado en el mundo que haga esto por su cuñada, aunque estemos todo el día peleando. Será por eso de que los amores peleados son los más queridos. Hace todo lo que puede por mí y por mi madre, por eso yo se lo permito todo y se lo agradezco tanto.
Pues cuando estoy dormida, me tira de las orejas, se echa encima de mí y me dice: "perdóname, es que no te había visto" ¡¡¡Mentira!!! O, cuando yo llevaba el pelo más largo y me ponía unas cuantas pinzas para que no me cayese el pelo por la cara, este capullo me las ponía en las narices ¡¡¡Capullo!!!
Y así continuamente. También, en el invierno, cuando yo estoy bien abrigada con abrigo y bufanda, él me tira de ella para quitármela del cuello. Mi madre me peina, entonces va el cuñado y me despeina. Yo me lo paso muy bien así, porque le gusta mucho fastidiarme. Con él he descubierto que soy un poco masoca, es el cuñado de mi vida.
Estas vacaciones de Semana Santa fueron en abril, y hemos estado en la playa. Allí había un puesto con sillas anfibias, y también empleados por el Ayuntamiento para ayudarnos a los diversos funcionales como yo y meternos en el agua. Entre mi cuñado y el jefe del puesto, que ya tenemos amistad con él, me quisieron meter al mar con ropa y todo (los muy cabritos). Pero así y todo, esta Semana Santa me llevó a muchos sitios de visita. Estuvimos en bastantes pueblos y me encantó todo lo que vimos.
Pero lo que más me gusta de mi cuñado es que a mi hermana la quiere muchísimo y se lleva muy bien con ella.
Mi cuñado, las dos mejores cosas que ha hecho en su vida ha sido casarse con mi hermana y hacerle a mi sobrino.
Y aparte de esto, gracias a Dios, la vida pasa felizmente si hay amor.

No hay comentarios: